atmtrata

Cerca de un 50% de la población -sin ser consciente- presenta alguna alteración funcional del sistema masticatorio. Estas alteraciones pueden ser origen de diversas molestias siendo las más frecuentes: dolor referido en el oído, cuello, espalda, mandíbula; limitación al abrir y/o cerrar la boca; ruiditos o chasquidos en la zona de las articulaciones temporomandibulares (articulación que une el cráneo a la mandíbula que se encuentra junto al oído) con o sin dolor y dolores de cabeza (generalmente zonas laterales).
La tensión, el estrés y las alteraciones en la posición de los dientes suelen coincidir en el origen de este tipo de patologías.

El bruxismo es un tipo de parafunción (hábito sin ninguna función) que consiste en “apretar o rechinar” involuntariamente los dientes unos contra otros.

Como consecuencia principal de esta hiperactividad se ponen de manifiesto diferentes lesiones en los dientes como las fracturas, atricciones (desaparición de las cúspides y bordes de los incisivos), desgastes en los cuellos, incisivos con bordes en forma de “sierra”…

El bruxismo se realiza de manera inconsciente por lo que habitualmente no se dará cuenta de ello hasta que se lo diga su dentista.

Sobre el Bruxismo

bruxismosintomas

Los signos y síntomas que nos alertan de un bruxismo son los siguientes:

  • Fracturas en los dientes.
  • Fatiga en la musculatura de la mandíbula.
  • Aplanamiento de las cúspides de los molares.
  • Cúspides invertidas (lesiones con forma de hoyos en las muelas).
  • Dientes que se hacen más cortos debido al desgaste.
  • Abfracciones o lesiones en los cuellos de los dientes.
  • Incisivos con bordes en forma de sierra.
  • Hipesensibilidad pulpar.
  • Trastornos en la articulación temporomandibular (ATM).

bruxcausastipos

No podemos decir con total seguridad cuál es la causa exacta. Han existido muchas teorías para explicar su aparición. La mayoría sugieren que se debe a múltiples factores involucrados.

Factores morfológicos: Alteraciones en la oclusión (“manera en la que encajan los dientes”), contactos prematuros al cerrar la boca, anormalidades en las articulaciones…

Factores psicológicos: Se relaciona el bruxismo con estados de elevado estrés.

Factores centrales (Sistema Nervioso Central): Se ha relacionado el bruxismo con alteraciones en los neurotransmisores a nivel central, en especial de la dopamina

Trastornos del sueño.

Existen dos tipos de bruxismo según el momento del día en que se realice:

Bruxismo nocturno: Se realiza por las noches mientras dormimos. Se caracteriza por frotar los dientes superiores contra los inferiores, lo cual produce un ruido característico (habitualmente es su pareja quien se percata de ello). Como consecuencia de este frotamiento los bordes de los incisivos y caninos se van aplanando o fracturando. Las cúspides de los molares también irán desapareciendo progresivamente.

Bruxismo diurno: Se realiza durante el día mientras estamos despiertos. La principal diferencia con el bruxismo nocturno es que se caracteriza por apretar los dientes en vez de “frotar“ los dientes. Por tanto no se producirá generalmente ningún tipo de ruido. Las secuelas serán también diferentes, no se aplanarán tanto los bordes incisales o cúspides. Serán más habituales lesiones en los cuellos dentarios (zonas próximas a la encía) y las cúspides invertidas (hoyos a nivel de las cúspides).

atmtrata

Sería irreal decir que existe una solución definitiva que cure todos los casos que se nos presentan de bruxismo. Hoy en día sobre lo que sí podemos actuar es sobre sus signos y síntomas.

El tratamiento más frecuente es la confección de una férula de descarga o de relajación. Se trata de un dispositivo de resina transparente que va encajado en los dientes de un maxilar (bien el superior o bien el inferior). Se ha demostrado que este dispositivo induce una relajación muscular, reduciendo así la actividad parafuncional que produce el bruxismo.

Además funciona también como un protector, ya que al estar interpuesto entre los dos maxilares evita que se desgasten los dientes.

Preguntas Frecuentes

  • 
¿Qué es el Síndrome Disfunción Articulación Temporomandibular (ATM)?

    El Síndrome Disfunción Articulación Temporomandibular son un grupo de enfermedades relacionadas con las articulaciones de la mandíbula, su musculatura, y las estructuras asociadas a ambas. Es una de las causas más frecuentes de dolor de cabeza en el ser humano.

  • 
¿Cómo puedo sospechar que tengo un Síndrome de Disfunción Articulación Temporomandibular?

    Muchas personas tienen un Síndrome de Disfunción Articulación Temporomandibular sin saberlo.

    Esto es debido a que muchas veces los síntomas que padecen estos pacientes son parecidos a otras enfermedades y dolores que se presentan en la zona de la cabeza, como la cefalea de tipo tensional por poner un ejemplo.
    Empiece a determinar si padece este síndrome preguntándose lo siguiente:

    • ¿Aprieta o rechina los dientes cuando duerme o cuando está despierto (bruxismo)?
    • ¿Le duele la mandíbula cuando se despierta por la mañana?
    • ¿Le duele la mandíbula cuando mastica o abre la boca?
    • ¿Tiene crujidos en la mandíbula cuando come o abre la boca?
    • ¿Ha sufrido o sufre una reducción de la apertura bucal?
    • ¿Ha recibido un traumatismo cervical o en la mandíbula?
    • ¿Tiene dolores de cabeza habitualmente?
    • ¿Tiene problemas de mala oclusión (los dientes le encajan mal)?
    • ¿Tiene los dientes desgastados?

    Si ha contestado afirmativamente a alguna de estas preguntas es posible que padezca un Síndrome de Disfunción Articulación Temporomandibular.

  • 
¿Cuáles son las causas del Síndrome de Disfunción Articulación Temporomandibular?

    La causa exacta del Síndrome de Disfunción Articulación Temporomandibular es desconocida. No obstante, distintos factores como el apretamiento y rechinamiento de los dientes (bruxismo), los traumatismos en la mandíbula, un encaje incorrecto de los dientes, la artrosis, el estrés, y la predisposición genética (es 3 veces más frecuente en las mujeres) pueden contribuir a desarrollar este Síndrome.

  • 
¿Cómo se diagnostica el Síndrome de Disfunción Articulación Temporomandibular?

    El Síndrome de Disfunción Articulación Temporomandibular puede presentar síntomas muy variados que hacen necesario en la mayoría de ocasiones la colaboración de distintos especialistas para su correcto diagnóstico (odontólogo, fisioterapeuta, psicólogo,…). Así mismo, para obtener un diagnóstico rápido y certero es necesario que el trabajo de todos estos especialistas este coordinado por un odontólogo especializado en patología de la ATM y dolor orofacial.

    Antes de iniciar cualquier tratamiento es imprescindible realizar un exhaustivo estudio mandibular, craneal, cervical, y de salud general del paciente para determinar el alcance exacto del problema y poder diseñar a continuación un plan de tratamiento individualizado a sus necesidades (por ejemplo el tipo y diseño de la férula de descarga, el programa de fisioterapia mandibular,…).

    Un diagnóstico rápido y preciso es imprescindible para evitar en muchas ocasiones la cronificación y empeoramiento del Síndrome de Disfunción Articulación Temporomandibular que puede provocar en algunos casos secuelas de por vida en la función mandíbular del paciente.

  • 
¿Cómo se trata el Síndrome Disfunción Articulación Temporomandibular?

    La elaboración de un plan de tratamiento de un paciente con Síndrome Disfunción Articulación Temporomandibular debe basarse en un exhaustivo estudio del estado mandibular, craneal, cervical, y de salud general del paciente.

    Es importante mencionar que raramente un solo tipo de tratamiento (ej. fisioterapia) es suficiente para tratar este tipo de patología siendo indispensable por lo tanto la colaboración entre varios especialistas (odontólogo, fisioterapeuta, psicólogo, otorrino, neurólogo,…) para poder ofrecer al paciente un plan de tratamiento eficaz e individualizado a sus necesidades.

    Algunos de los tratamientos que ofrecemos a nuestros pacientes son:

    • Férulas de descarga. La férula de descarga, también llamada férula mio-relajante, es un dispositivo de material acrílico que el paciente se coloca sobre los dientes superiores o inferiores (ocasionalmente ambos) principalmente durante el sueño (aunque también en algunos casos se puede utilizar cuando el paciente está despierto). Desgraciadamente durante los últimos años ha existido un abuso muy importante de este tipo de aparatos por parte de profesionales poco cualificados dando la impresión generalizada de que todas las férulas son iguales y se usan para tratar cualquier problema de ATM. La férula de descarga es un dispositivo muy útil siempre que se diseñe de forma adecuada y a medida de cada paciente y su disfunción de ATM. Una férula mal diseñada puede empeorar con enorme facilidad y de forma muy severa la disfunción de ATM del paciente.
    • Ortodoncia y prótesis. En algunos casos, la ortodoncia y/o la prótesis bucal es necesaria para corregir una maloclusión (mordida inadecuada del paciente) que pudiera estar originando un Síndrome Disfunción Articulación Temporomandibular. Este tipo de tratamientos, ya de por si difíciles en pacientes sin problemas mandibulares, se vuelven extremadamente complicados cuando existen alteraciones en la función mandibular por lo que solo deben ser realizados por profesionales altamente cualificados.
    • Farmacoterapia. En algunas ocasiones es necesario recetar medicaciones como por ejemplo analgésico y antiinflamatorios para tratar el Síndrome de Dolor Disfunción Temporomandibular. Estas medicaciones suelen ayudar al paciente a controlar sus molestias mientras otro tipo de tratamientos resuelven el problema de una forma más definitiva.